Cómo afecta el frío al césped

En esta época del año el frío se hace notar, por eso hay que extremar los cuidados para proteger el césped

Patrocinado por Agrocesped Cesped Natural:

Después de unos meses cálidos y un otoño muy agradable, el frío intenso se empieza a notar. Al igual que cualquier planta, nuestro césped sufre las consecuencias del frío.

En esta época del año es normal que su lustre desaparezca y se torne de un color amarillento. Lo adecuado sería instalar una variedad de césped adecuada a esta climatología más adversa, en cualquier caso si eso no es posible, con unas pequeñas pautas a tener en cuenta podemos lograr mantener nuestro jardín del tono verde tan vistoso durante el invierno.

Césped helado
Césped helado

Con estos cinco pasos podremos disfrutar de ese verdor:

1. Abono:

Si aplicamos a la hierba un abono orgánico le estaremos aportando los nutrientes que necesita para pasar estos fríos. Se pueden utilizar diferentes tipos de abono que liberarán nitrógeno en la tierra poco a poco, como son mantillo, compost o estiércol.

2. Aumentar la altura del césped:

Lo más aconsejable es que en esta época más fría el césped tenga una altura de unos 4 a 5 centímetros. La razón es para proteger las raíces y evitar que el césped muera. Hay que tener en cuenta que en esta estación el crecimiento es más lento, por lo tanto las siegas que realicemos serán más distanciadas en el tiempo.

3. Eliminar las hojas secas:

Si en nuestro jardín hay árboles encontraremos muy habitualmente que está cubierto de hojas secas. Es importante retirarlas, ya que ese manto de hojas puede pudrir el césped y con el exceso de humedad que se le añade además proliferan la aparición de hongos.

Césped con hojas
Césped con hojas

4. Riego menor:

Lo habitual en esta época del año es que con las precipitaciones que existen el riego se reduce al mínimo. En casos de que tuviésemos temporadas más secas, sería suficiente regar el césped una vez a la semana. Se realizará en días con suficiente sol y bien entrada la mañana para evitar que las bajas temperaturas hielen y dañen la hierba.

 5. Evitar pisar el jardín mientras haya heladas:

Cuando se producen las heladas el césped se torna de un color blanquecino debido a la congelación del rocío. En ese momento es muy sensible ya que si se pisa en ese momento la hierba puede romperse. Para ello es aconsejable evitar el tránsito por el jardín hasta que la helada se haya descongelado y no dañe el césped.

Con estas sencillos consejos conseguiremos que nuestro césped supere el frío invierno y llegue a la primavera con todo su esplendor y fuerza.

Otros artículos de interés:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *