Archivo de la etiqueta: otoño

Errores más frecuentes al cortar el césped

Cortar el césped es la tarea que se realiza con más frecuencia y la más básica de todas ellas

Patrocinado por Agrocesped Cesped Natural:

Es importante para mantener un césped en perfectas condiciones realizar un corte adecuado, a continuación detallamos los 4 errores más comunes que se cometen:

Altura de corte:

Si al cortar el césped lo dejamos a una altura muy baja, le estamos reduciendo su superficie foliar para poder realizar el proceso de la fotosíntesis necesaria para crecer y sobrevivir las plantas, por lo tanto reducimos el vigor de la planta, volviéndose el césped más vulnerable a la climatología y a la invasión de malas hierbas que un césped con más altura.

Los céspedes que se siegan muy bajos pierden mucho poder radicular, es decir sus raíces también se acortan.

Césped en buen estado
Césped en buen estado

Además un césped muy corto para mantenerlo con éxito resulta muy costoso económicamente hablando, ya que al existir menos sistema radicular implica un aumento del consumo de agua y fertilizantes para compensar lo que no absorbe por tener las raíces cortas.

Según las épocas del año la altura de corte variará.

Para primavera y otoño, la altura adecuada es alrededor de unos 5 cm, suficientes para poder realizar la fotosíntesis adecuadamente y proteger las raíces.

En cambio para el verano y el invierno mantendremos la altura un poco más alta entre 6 y 8.5 cm aproximadamente, protegiendo así las raíces tanto del calor como del frío extremo.

No obstante dependiendo el tipo de césped que esté plantado podrá variar su altura de corte, aunque por norma general entre 5 y 7 cm es la correcta, a excepción de los céspedes especiales o deportivos.

Césped en Campo Fútbol
Césped en Campo Fútbol

Frecuencia de corte:

La frecuencia del corte variará por la rapidez de crecimiento e irá cambiando según la época del año y las condiciones que existan.

Es muy importante mantener la regla de 1/3, es decir si debe ser cortado a 6 cm. no dejaremos que sobrepase 1/3 de esta altura, así cuando alcance los 8 cm será el momento de su corte, con ello evitamos un gran estrés que se produce en el césped.

En el caso de que hayamos dejado crecer demasiado el césped, no debemos rebajarlo de una sola vez, sino que lo haremos en varias veces, así evitamos que el césped sufra un shock fisiológico debido a una fuerte defoliación.

No debemos cortar el césped cuando la hierba esté muy mojada, lo único que no dejaremos restos de la siega por el jardín para evitar la acumulación de humedad que sería perjudicial para el césped.

Eliminar los recortes de siega:

Si la acumulación de recortes de siega no es muy grande, es aconsejable dejarlos triturados por el césped, esta técnica se la conoce como mulching, ya que le aporta nitrógeno orgánico y otros nutrientes necesarios para su crecimiento, reduciendo así un abonado manual.

Los recortes se descomponen rápidamente y no llegan acumularse ya que están compuestos de materia fácilmente degradable.

Patrones de siega:

A la hora de cortar el césped la dirección debe ser variada cada vez que lo hagamos, así promovemos el crecimiento vertical de la planta.

Césped cortado en dos direcciones
Césped cortado en dos direcciones

Otros artículos de su interés:

Tipos y mantenimiento del cortacésped

Corte, consejos básicos

Consejos para cuidar el césped en invierno

En la época invernal el césped necesita unos cuidados mínimos para mantenerle en perfecto estado para la llegada de la primavera

Patrocinado por Agrocesped Cesped Natural:

En invierno cometemos el error en muchos casos de pensar que el jardín no requiere atenciones, y por el contrario necesita de unos pequeños cuidados para estar en perfecto estado en primavera.

Además de cuidar las plantas, el césped también requiere de esos cuidados, ya que las bajas temperaturas también le afectan perdiendo su verdor y esplendor que nos ofrece en primavera.

Antes de la llegada del invierno, durante los meses de otoño abonaremos el césped aplicando abono de liberación lenta, para continuar durante el frío con unos sencillos cuidados vitales en su crecimiento.

Si nuestro jardín tiene árboles, lo primero que habrá que realizar es retirar las hojas secas y húmedas que estén dispersas por él con un rastrillo, antes de que empiecen a descomponerse. Las hojas secas no sirven de abono al césped, sino que por el contrario puede llegar a afectarlo, ya que con las heladas y el frío el agua que se acumula puede llegar a pudrirlo, además de existir el riesgo de aparición de hongos.

Césped y hojas secas
Césped y hojas secas

A la hora de cortar el césped, tenemos que tener en cuenta que en estos meses su crecimiento se ralentiza. Cuando realicemos esta tarea dejaremos un corte alto de la hierba, con ello protegeremos las raíces del césped del frío, y que el musgo y las malas hierbas que seguirán apareciendo durante el invierno se hagan resistentes. Estas malas hierbas deberemos de seguir quitándolas durante estos meses. El corte se realizará cuando el césped esté seco y así evitaremos la aparición de hongos.

Al igual que reducimos los tiempos de corte hay que bajar la pauta de riego. Las heladas que se producen en el invierno conllevan rocío y, con ello humedad suficiente para el césped. Si el invierno está siendo seco en lluvias e incluso heladas, lo regaremos una vez a la semana, siempre realizándolo en las horas del mediodía, para evitar un exceso de agua que facilite que el césped se pudra.

Riego con manguera
Riego con manguera

Por último evitaremos pisar el césped si han existido heladas, ya que con la escarcha sobre sus hojas se vuelve más sensible pudiendo romperse a cada paso.

Son labores muy sencillas con las que podremos llegar a primavera con un césped en perfectas condiciones para disfrutar.

Otros artículos de interés:

Errores más comunes al abonar el césped

El uso de abonos en el césped se utiliza de forma inmediata cuando se ven las 3 necesidades básicas, poca densidad, está amarillo o es primavera.

Patrocinado por Agrocesped Cesped Natural:

Sólo en los casos de céspedes de uso profesional o alto rendimiento, el abono es anual. Lo más adecuado en este caso es analizar el tipo de suelo que existe que incluye datos como el PH para saber su salinidad.

Uso de abonos no equilibrados

Las gramíneas necesitan nitrógeno (N) fosfórico (P2O5) y potasa (K2O) en la proporción 2-1-2.

Este dato nos sirve de orientación para elegir un abono específico para el césped.

No hay que utilizar abonos agrícolas ni universales, ya que no existe ningún fertilizante universal.

El uso de fertilizantes desequilibrados trae como consecuencia:

  • El césped se torna verde inmediatamente, pero pierde coloración al poco tiempo.
  • La frecuencia del corte se aumenta llegando casi a duplicarla.
  • Existe riesgo de quemaduras en el césped.
  • No absorbe adecuadamente los nutrientes.

Utilización de abonos químicos

El suelo necesita reponer los nutrientes que absorben las plantas. Se puede realizar de dos formas:

  • Materia orgánica, las plantas reintegran al suelo raíces y hojas que desprenden y caen al suelo pasando a formar parte del humus
  • Uso de fertilizantes.

Por lo tanto es necesario ambas cosas para su correcta fertilización.

Fertilizantes
Fertilizantes

Aportando materia orgánica a la hora de abonar el césped conseguimos:

  • La materia orgánica retiene la humedad y evita su evaporación, lo que conlleva un menor consumo de agua.
  • Esta materia orgánica ayuda a la descomposición de los restos vegetales y lo convierte en humus más rápido, como es el caso de reciclar los restos de siega.
  • Aporta un 5% de Nitrógeno de liberación lenta.
  • Mejora la estructura del suelo, bien sean arenosos como arcillosos.

Los oligoelementos que son esenciales para nuestro césped ya que lo reverdecen y le previenen de enfermedades son:

  • Magnesio (Mg), Componente importante en la clorofila de la hoja y en su crecimiento. Un bajo contenido de éste amarillea el césped.
  • Azufre (SO3), fuerte fungicida y también como reverdecedor.

Sin estos dos elementos nuestro jardín ralentizará su crecimiento y las hojas amarillearan perdiendo todo su verdor.

El abono no se realiza de forma uniforme

A la hora de realizar el abono de nuestro césped es importante que la distribución se realice de forma uniforme.

En el mercado existen máquinas distribuidoras para jardines de cualquier tamaño, aunque lo más habitual es realizar la distribución de forma manual.

Si elegimos realizarlo de forma manual acotaremos el terreno en parcelas más pequeñas de igual tamaño y pesar la dosis que se va a distribuir en cada zona, así tendremos completa seguridad que no se nos olvida de abonar ningún trozo de césped o un exceso de abono en alguna zona.

Abonar el césped cuando nos acordamos o tiene mal aspecto

El césped requiere de abono en dos épocas importantes para su desarrollo como son la primavera y el comienzo del otoño, en ambos casos no podemos olvidar abonarlas si queremos disfrutar de un césped denso y verde.

No regar suficiente después de abonar el césped

Después de abonar el césped es muy importante regarlo.

En caso de que sepamos con exactitud de que va a llover podemos realizar el abono unos días antes y así aprovechar esa agua de lluvia para regarlo.

Si no lo regaremos manualmente o por medio de aspersores.

En ambos casos debemos comprobar que el abono ha sido totalmente diluido e integrado en el terreno para su absorción.

Riego con aspersores
Riego con aspersores

Con este riego nos aseguramos:

  • Conseguir un mejor aprovechamiento del abono
  • Su correcta integración en el subsuelo.
  • Impedir que se produzcan quemaduras indeseadas.

Tampoco hay que pasarse con el riego porque se llevaría consigo el abono consiguiendo una disminución de su efectividad.

Otros artículos de interés:

Compost casero o abono natural

Clasificación de abonos para césped natural