Archivo de la etiqueta: nutrientes

Cómo abonar el césped

A la hora de cuidar nuestro jardín nos asaltan muchas dudas sobre sus cuidados, pero una tiene gran importancia y es cómo abonar el césped

Patrocinado por Agrocesped Cesped Natural:

De las tareas de jardinería la de abonar el césped es una de las más importantes, ya que el césped precisa de unos nutrientes necesarios para su correcto desarrollo y crecimiento.

Lo más aconsejable es realizar un calendario marcando las fechas clave para abonar el césped, conociendo el tipo exacto de semilla que tenemos plantada y el tipo de suelo que existe podremos adecuar el mejor abono para el césped.

La época en la que debemos comenzar a abonar el césped es desde principios de la primavera hasta finales del otoño, aproximadamente de marzo a noviembre, de esta manera nos aseguramos que durante todos los meses de más calor y uso el césped está recibiendo todos los nutrientes necesarios.

Los especialistas en el cultivo de césped natural en rollos o tepes aconsejan un abono para césped de forma perlada o granulada que distribuya de forma correcta todos los nutrientes que lleva.

Abono perlado Agrocesped
Abono perlado Agrocesped

La cantidad de abono que debemos utilizar varía dependiendo del clima, el tipo de césped, el uso que vayamos a dar o el tipo de suelo entre otras causas. Pero por regla general diremos que la cantidad será de unos 20 a 30 gramos por metro cuadrado, más o menos unos 2 o 3 kilos por cada 100 metros cuadrados de jardín.

Las sustancias principales que debe contener un correcto abono para césped deben ser nitrógeno, fósforo y potasio, también sustancias como magnesio, hierro, boro o zinc entre otros ayudarán a su correcto crecimiento.

En el caso de utilizar abonos desequilibrados, nuestro césped perderá la coloración en poco tiempo, se pueden llegar a producir quemaduras en el césped y estaremos realizando un desperdicio de los nutrientes porque el césped no llega a absorberlos.

A la hora de abonar el césped no podemos utilizar abonos sólo químicos, ya que deben contener materia orgánica y oligoelementos esenciales para su correcto crecimiento y desarrollo.

Es decir, además del abono que nosotros realizaremos, la planta en sí misma realiza otro, este estará compuesto por raíces y partes aéreas que se descomponen y pasan a formar parte del humus del suelo.

Cómo abonar el césped
Cómo abonar el césped

Los beneficios que aporta la materia orgánica al césped son varios, notaremos que retiene más la humedad y evita la evapotranspiración, consumiendo mucha menos agua, mejora la estructura de los suelos, bien sean arenosos o arcillosos, y tendrá un aporte extra de nitrógeno.

Con esta materia orgánica y el abono equilibrado que nosotros utilizaremos, conseguiremos un césped muy lucido, con un llamativo verde.

Siempre al abonar el césped hay que realizarlo de una manera uniforme, pudiendo realizarse de forma manual o mediante máquinas distribuidoras especializadas.

Las máquinas son utilizadas en terrenos muy extensos, por lo que habitualmente se realiza más la tarea de abonar de manera manual.

El riesgo que conlleva realizar el abono de manera manual es que no podemos olvidarnos de ninguna zona y al mismo tiempo evitar abonar dos veces el mismo sitio, cosa que sería muy perjudicial para el césped.

Por lo tanto, de la manera manual acotaremos el terreno en pequeñas aéreas, y así iremos abonando cada parte, de esta forma conseguiremos un abonado uniforme en todo el jardín.

La tarea de abonar el jardín hay que realizarla siempre, un césped sin abono carecerá de los nutrientes necesarios para su perfecto crecimiento y desarrollo, por lo que se tornará más amarillento y con falta de crecimiento.

Y por supuesto después de un correcto abono en el césped no podemos olvidarnos de regar todo el jardín, así el aporte de nutrientes que le hemos dado se disolverá para penetrar mejor en el terreno, pero no hay que pasarse con el agua, porque podremos arrastrar el abono y al final que no penetre en el suelo.

Un riego lento mediante aspersores es la mejor forma de que el abono penetre en el suelo facilitando la absorción de nutrientes para el césped.

Otros artículos de interés:

Ventajas del césped natural

Rollos de césped natural o tepes

Mantenimiento del césped natural – consejos

Fertilizantes

Fertilizantes son sustancias orgánicas o inorgánicas, las cuales contienen nutrientes que asimilan las plantas para mejorar la calidad del suelo, su crecimiento y su desarrollo.

Patrocinado por Agrocesped Cesped Natural:

El césped necesita para su desarrollo nutrientes, una docena de elementos químicos que la planta pueda absorber, entre estos nutrientes el agua y el hidrógeno aportan oxígeno y carbono en grandes cantidades.

Otros nutrientes que encontramos en el suelo también necesarios son el calcio, hierro y azufre. Los elementos básicos que deben contener los fertilizantes son tres, nitrógeno, fósforo y potasio.

Lo primero es determinar el tipo de césped que tenemos en nuestro jardín, las propiedades de la tierra y como y cuando aplicar el fertilizante adecuado. Para ello lo mejor es dejarnos aconsejar por un profesional que nos indicará la dosis, la época para realizarlo y unos consejos para poder obtener un césped verde y saludable.

Césped en buen estado
Césped en buen estado

No todos los suelos tienen los mismos nutrientes necesarios para el césped, y los motivos por los que hay que fertilizar son diferentes, entre ellos:

  • Suelos muy arenosos, con muy pocos nutrientes.
  • La continua siega que realizamos.
  • Fortalece y previene de enfermedades, también le ayuda a recuperarse de ellas y de pisoteo.
  • Estimula el crecimiento de raíces y hojas.
  • Repone las pérdidas de nutrientes.
  • Controlar y disminuir.

Para saber la cantidad necesaria de fertilizante debemos analizar el suelo y conocer su pH, conocer el tipo de césped que tenemos en el jardín y calcular la superficie de jardín para conseguir una cantidad correcta.

En el mercado existen varios tipos de fertilizantes dependiendo de su forma o estado, son:

  1. Líquidos: Son de acción rápida. Llegan a las raíces penetrando en la tierra rápidamente. Se mezclan con agua y se aplican con la manguera o por el riego automático.
  2. Granulados: Se aplican con un esparcidor y necesitan ser regados para su disolución y penetración en la tierra. Existen fertilizantes granulados de liberación lenta, que obviamente libera nutrientes de poco en poco. Las ventajas es que nutre adecuadamente el césped durante un período largo de tiempo, evita su crecimiento excesivo, y los fertilizantes granulados de liberación rápida que libera los nutrientes en 4 semanas aproximadamente.

También existen fertilizantes que a la vez que nutren llevan una acción herbicida, existen los preemergentes que se aplican a principios de primavera para evitar que salgan las malas hierbas y los postemergentes que es eficaz en las malas hierbas que ya han aparecido.

Los fertilizantes están compuestos de distintos elementos químicos y proporciones. Debemos tener en cuenta a la hora de elegir el fertilizante es que contenga los tres elementos químicos necesarios para cualquier planta, nitrógeno, fósforo y potasio.

Además de estos tres son necesarios el calcio para las raíces, magnesio, azufre que potencia el verdor, cinc, hierro, manganeso mejora la fotosíntesis junto con el hierro, cobre, molibdeno, boro, etc..

En los envases de los fertilizantes encontraremos siempre tres numeraciones seguidas, la primera de ellas corresponde a la cantidad de nitrógeno, el cual llevará la mayor cantidad, la segunda a la del fósforo y la tercera a la del potasio.

Dependiendo del césped, época, clima, suelo y el uso que vamos a dar a nuestro jardín variará el fertilizante a utilizar, por eso un césped ornamental será fertilizado a mediados de primavera y principios de otoño, y con suelos muy arenosos se realizará con más frecuencia. La cantidad nos la indicará el envase o mejor el personal especialista que preguntemos.

Hay que fertilizar en periodos de crecimiento del césped y dependiendo de la estación. Por eso en césped de estación fría en otoño habrá que abonar generosamente, mientras que en primavera se realizará con muy poco abono; y en la estación cálida en otoño habrá que abonar y en primavera abonar cuando comience a reverdecer.

De forma general la frecuencia del abono sería por estaciones, verano, otoño, invierno y primavera.

Se recomienda hacer el abonado un día después de segar el césped, no aplicándose con él mojado o húmedo.

Fertilizantes
Fertilizantes

A la hora de utilizar el fertilizante hay que tener unas medidas mínimas de seguridad como son la utilización de gafas, guantes, mascarillas, pantalones y camiseta largas y botas de goma. Comprar sólo la cantidad que vayamos a utilizar en la temporada para evitar que se estropee.

Otros artículos de interés:

¿Cómo hacer el abonado del césped natural?

Abonos simples y abonos compuestos

Opciones para el abonado del césped natural

Abonado del césped natural
Abonado del césped natural
Patrocinado por Agrocesped Cesped Natural:

Si tienes césped uno de los aspectos que ha de preocuparte es  el tipo de abono que usarás. Pues para que sepas un poco sobre el tema, aquí te hablaremos de las opciones que se pueden encontrar en la actualidad para el abonado del césped natural.

No dejes de conocer estas opciones y elige la más adecuada para tu jardín.

Clases de fertilizantes para el abonado del césped natural

Al referirnos a las clases de productos que se encuentran para realizar el abonado del césped natural debemos hacer mención de dos opciones. La primera de ella son los abonos simples y luego encontramos los abonos compuestos. En cuanto a los abonos compuestos estos a su vez se dividen en dos categorías que son los abonos de mezcla y los complejos.

Ahora es necesario tener muy claro que si vamos a fertilizar el césped es necesario saber que abonos se requieren para nutrirlo. Para que puedas hacer tu elección a continuación encontrarás algunas pautas que te dirán que opción aplicar según tu caso:

  • Debemos empezar por explicar las clases de abonos. En el caso de los simples estos son los que presentan un solo fertilizante. Es decir que el abono entrega sólo nitrógeno y nada más, o sólo entrega potasio y nada más.
  • En el caso de los abonos compuestos estos son entonces en los cuales se encuentran entre 2 o más de nutrientes básicos que se requieren para el abonado del césped natural. Así se puede encontrar abonos que aporten potasio y nitrógeno así como otros que aportan fósforo y nitrógeno o que dan en un solo producto el nitrógeno, fósforo y potasio que la planta necesita.

Como ya decíamos los abonos compuestos se pueden clasificar en dos categorías más: estos son:

  • Abonos complejos: estos contienen en cada gránulo la misma cantidad de nutrientes.
  • Abonos de mezcla, conocidos también como blending, se presentan como mezclas de diferentes materias primas. No actúan por medio de reacción química pero aun así presentan 2 o más nutrientes principales. En este caso cada uno de los gránulos presenta un nutriente así que el saco tendrá gránulos con los diferentes nutrientes principales(3)

Actualmente, la oferta de productos para realizar el abonado del césped natural es muy amplia y es que se pueden encontrar tanto muchos fabricantes como variedad de fertilizantes.

Asimilación del fósforo

Al hacer el abonado del césped y elegir el producto a utilizar este es un aspecto que es esencial vigilar. No todos los productos presentan una asimilación igual en las plantas.

Así por ejemplo se pueden encontrar los abonos NPK tipo 1, que presenta todos los nutrientes asimilables. En el caso de los tipo 2, en ellos el fósforo es insoluble, por lo que no son efectivas. De esta forma los tipo 2 presentan productos de menos calidad y en el cual el fósforo no puede ser asimilado por la planta.

Abonos complejos y sus ventajas

Finalmente, queremos dar a conocer algunas de las ventajas de los abonos complejos y es que son estos los más usados y recomendados:

  • En cada gránulo están los 3 nutrientes principales
  • Se aprovecha mejor por la planta
  • Son más resistentes a la abrasión
  • Su distribución se realiza más uniformemente
  • Su transporte y almacenaje es más sencillo.