Consejos para cuidar el césped en invierno

En la época invernal el césped necesita unos cuidados mínimos para mantenerle en perfecto estado para la llegada de la primavera

Patrocinado por Agrocesped Cesped Natural:

En invierno cometemos el error en muchos casos de pensar que el jardín no requiere atenciones, y por el contrario necesita de unos pequeños cuidados para estar en perfecto estado en primavera.

Además de cuidar las plantas, el césped también requiere de esos cuidados, ya que las bajas temperaturas también le afectan perdiendo su verdor y esplendor que nos ofrece en primavera.

Antes de la llegada del invierno, durante los meses de otoño abonaremos el césped aplicando abono de liberación lenta, para continuar durante el frío con unos sencillos cuidados vitales en su crecimiento.

Si nuestro jardín tiene árboles, lo primero que habrá que realizar es retirar las hojas secas y húmedas que estén dispersas por él con un rastrillo, antes de que empiecen a descomponerse. Las hojas secas no sirven de abono al césped, sino que por el contrario puede llegar a afectarlo, ya que con las heladas y el frío el agua que se acumula puede llegar a pudrirlo, además de existir el riesgo de aparición de hongos.

Césped y hojas secas
Césped y hojas secas

A la hora de cortar el césped, tenemos que tener en cuenta que en estos meses su crecimiento se ralentiza. Cuando realicemos esta tarea dejaremos un corte alto de la hierba, con ello protegeremos las raíces del césped del frío, y que el musgo y las malas hierbas que seguirán apareciendo durante el invierno se hagan resistentes. Estas malas hierbas deberemos de seguir quitándolas durante estos meses. El corte se realizará cuando el césped esté seco y así evitaremos la aparición de hongos.

Al igual que reducimos los tiempos de corte hay que bajar la pauta de riego. Las heladas que se producen en el invierno conllevan rocío y, con ello humedad suficiente para el césped. Si el invierno está siendo seco en lluvias e incluso heladas, lo regaremos una vez a la semana, siempre realizándolo en las horas del mediodía, para evitar un exceso de agua que facilite que el césped se pudra.

Riego con manguera
Riego con manguera

Por último evitaremos pisar el césped si han existido heladas, ya que con la escarcha sobre sus hojas se vuelve más sensible pudiendo romperse a cada paso.

Son labores muy sencillas con las que podremos llegar a primavera con un césped en perfectas condiciones para disfrutar.

Otros artículos de interés:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *