Fertilizantes para césped

Para un perfecto crecimiento del césped es necesario la utilización de fertilizantes, ya que aportan la cantidad de nutrientes que necesitan

Patrocinado por Agrocesped Cesped Natural:

Antes de comenzar a utilizar fertilizantes, debemos conocer la variedad del césped que tenemos en el jardín, las propiedades del suelo y la cantidad y la forma de aplicar el fertilizante.

Todo fertilizante debe contener principalmente tres elementos, los cuales son: nitrógeno, fósforo y potasio. Además de otros también necesarios para su crecimiento como son el boro, manganeso o cobre.

Nosotros le aconsejamos la utilización de un fertilizante complejo formado por microelementos, perfecto para un correcto desarrollo de la planta. Si lo desea puede solicitar presupuesto sin compromiso.

Fertilizantes
Fertilizantes

Los fertilizantes, al igual que ocurre con otras tareas que realizamos al césped como son la siega o el riego, realizarlas de una forma inadecuada puede dañar a la planta. Por lo tanto siempre debemos conocer la dosis correcta para aplicar y siguiendo las normas y consejos sobre la manipulación del fertilizante que el fabricante nos indique.

Pero porqué es necesario fertilizar el césped, qué tipos de fertilizantes utilizar o cómo debe realizarse son las dudas más comunes que nos surgen a la hora de oír hablar de fertilizantes. Desde aquí vamos a dar a conocer esta tarea tan necesaria para el césped natural y nombrar algunos de los errores más comunes que se cometen, para así evitarlos.

Al igual que los animales, las plantas necesitan de nutrientes para su correcto desarrollo. En ocasiones algunos suelos favorecen la absorción de los nutrientes, pero con el paso el tiempo, los riegos y las siegas van disminuyendo ese aporte tan necesario.

Royal Grass

Las razones por las que la planta necesita de esos nutrientes que el fertilizante aporta son:

  • Realizar siegas continuadas.
  • Los suelos están escasos de nutrientes o son muy arenosos.
  • Controla y disminuye sensiblemente la aparición de malas hierbas.
  • El crecimiento de raíces y hojas se activa.
  • Previene el ataque de hongos fortaleciendo a la planta. En caso de haber sufrido daños por estos ataques ayuda en su recuperación.
  • Con poco nitrógeno, el césped presenta poca densidad y un tono más amarillento.

La cantidad de fertilizante a aplicar dependerá del tipo de suelo, la variedad del césped y la superficie que tengamos.

El tipo de abono que utilizamos en nuestros cultivos contiene las cantidades ideales de nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio, azufre, boro, hierro, manganeso y zinc, todas ellas muy necesarias para el crecimiento del césped. Se presenta de forma granulada permitiendo una distribución de sus nutrientes de una forma eficiente y equilibrada.

Abono perlado Agrocesped
Abono perlado Agrocesped

Dependiendo de su forma o estado de presentación, los fertilizantes podrán ser líquidos o granulados:

Líquido, penetra rápidamente en la tierra. Habitualmente se mezclan con agua.

Granulado, se reparten por el terreno y deben regarse para su completa disolución y absorción en la tierra. Es fácil de controlar la cantidad que aplicamos. Los fertilizantes granulados pueden ser de liberación lenta o rápida.

  • Lenta, libera gradualmente los nutrientes que necesita la planta, suele durar entre 8 a 12 semanas. Este tipo de fertilizantes nutren de manera correcta y durante más tiempo, se reduce la pérdida de nutrientes, impide un crecimiento excesivo de la planta y reduce la posibilidad de que el césped sufra quemaduras.
  • Rápida, en tan sólo 4 semanas libera todos los nutrientes.

Dependiendo del agua que reciba el césped natural y de la temperatura ambiente, los tiempos de absorción podrán variar.

Existen un tipo de fertilizantes con acción herbicida. En el caso de presencia de malas hierbas utilizaremos un postemergente, y para evitar su aparición un preemergente.

Todos los elementos químicos de que están formados los fertilizantes aportan una serie de características y beneficios al césped natural. A continuación vamos a detallar los elementos más utilizados, su simbología y una pequeña descripción.

  • Nitrógeno (N): Favorece el desarrollo de las hojas, y proporciona su tonalidad verde. Este elemento es el que más presencia tiene.
  • Fósforo (P), Calcio (Ca) y Potasio (K): Ayudan en el correcto desarrollo de las raíces, además en el caso del Potasio le aporta resistencia ante fríos intensos, enfermedades o sequías.
  • Magnesio (Mg): Favorece la formación de azúcares, siendo esencial en el tejido vegetal.
  • Azufre (S): Potenciador de su coloración y posee acción fungicida.
  • Cinc (Zn): Participa en el crecimiento y desarrollo del césped. Es esencial en el metabolismo del nitrógeno y en la síntesis de proteínas.
  • Hierro (Fe): Es fundamental para su crecimiento. Su falta se aprecia en las zonas más amarillentas.
  • Manganeso (Mn): Mejora la fotosíntesis cuando se une con el Hierro.

Los fertilizantes deben contener siempre nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K) en la proporción 12%, 11% y 18% respectivamente como principales, pero además son muy necesarios otros como zinc, manganeso, azufre magnesio, hierro y boro para obtener un buen crecimiento de la planta.

Los fertilizantes debemos aplicarlos tanto en primavera como en otoño. Siempre que no haga un calor o frío extremos. La cantidad a aplicar es muy importante ya que una dosis baja no aportaría nada a la planta pero una aportación excesiva provocaría grandes daños al césped.

Riego con aspersores

No deben producirse concentraciones de fertilizante en ninguna zona del césped, ya que podríamos provocarle quemaduras. Se puede realizar de manera manual, esparciendo el abono aleatoriamente o mediante herramientas facilitando esta tarea. A continuación, siempre debemos regar el jardín para que el abono se disuelva y penetre en la tierra correctamente.

Es aconsejable realizar el abono después de la siega y nunca con el césped mojado o húmedo, ya que podría quedarse pegado a las hojas y provocarle quemaduras.

Debemos tener especial cuidado cuando vayamos a fertilizar el césped, nunca lo haremos con viento, siempre utilizando prendas y accesorios de protección, evitar el contacto con la piel y después de su utilización se limpiarán todos los utensilios correctamente.

Los errores más comunes que se producen a la hora de abonar el césped es por bajas proporciones de los elementos necesarios para su crecimiento, no abonar de una manera uniforme y no regar lo suficiente después de abonar.

Siguiendo estas pequeñas pautas conseguiremos un jardín con un césped natural en perfecto estado durante todo el año.

Otros artículos de su interés:

Escarificado y aireado del césped

Mantenimiento del césped en otoño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *