Trastornos del césped (II)

Los trastornos que puede sufrir el césped de nuestro jardín pueden ser por diferentes causas, al igual que en Trastornos del césped (I), a continuación vamos a detallar algunas más:

Patrocinado por Agrocesped Cesped Natural:

Frío

El frío extremo puede provocar quemaduras en el césped. La mejor forma de evitarlo es elegir variedades de césped que se ajusten al clima dónde nos encontremos. Por el frío notaremos que las hojas se vuelven de un color marrón, no por ello morirán pudiendo rebrotar en primavera.

Un especialista nos aconsejará de cuál es la especie que más nos conviene.

Artículos de su interés:

Cuidados del césped en invierno

Mantenimiento del césped en otoño y en invierno

Césped helado
Césped helado

Sombra

La sombra es un problema típico en todos los jardines, ya que la proporcionan paredes, árboles.. no pudiendo eliminarse del entorno.

Lo más conveniente sería sembrar variedades de césped que se adapten o soporten la sombra, aunque aún éstas variedades necesitarían algo de sol directo.

Los síntomas que presenta el césped a consecuencia de la sombra son tallos de finos, tiernos y pálidos.

Si los árboles plantados en el jardín son los causantes de la sombra en el césped, habrá que estar pendientes de podarlos para que las ramas no sean demasiado largas.

Los fertilizantes que usemos para la zona de sombra han de tener una mayor concentración de Fósforo para desarrollar el sistema radicular, evitando el Nitrógeno que acelera su crecimiento.

Para el césped de zonas sombrías hay que tener los siguientes cuidados:

  1. Riegos a primera hora de la mañana y disminuir su frecuencia.
  2. Siega alta, para que las hojas capten la luz del sol.
  3. Un aporte de fertilizante mayor de Potasio y menos de Nitrógeno.
  4. Evitar el tránsito.
  5. Para evitar la compactación del suelo realizar labores de aireación y escarificado.

Artículos de su interés:

Consejos sobre césped natural

Césped en buen estado
Césped en buen estado

Fertilización excesiva

De todos los elementos que componen los fertilizantes, el más dañino es el Nitrógeno que en exceso puede provocarle quemaduras, mientras que el Fósforo y el Potasio para perjudicarle tendría que ser en cantidades excesivas.

El fertilizante hay que esparcirlo de forma uniforme en todas las zonas del jardín.

Un exceso de Nitrógeno en nuestro césped puede ocasionar:

  • Las hojas se queman.
  • Crecimiento más rápido y siegas más frecuentes.
  • Se hace propenso al ataque de plagas, hongos, sequía ó frío.
  • Aumenta la capa de fieltro.

Carencia de nutrientes

Para el césped tanto en exceso como en defecto le perjudica, a continuación detallamos los daños que se provocan al césped por falta de elementos a la hora de fertilizar.

  • Nitrógeno (N):

Escaso crecimiento.

Las hojas de color verde claro ó pálido casi amarillo.

Aparición de malas hierbas.

  • Fósforo (P):

Escaso crecimiento.

Las hojas de color verde oscuro con puntas amarillentas y con tendencia a secarse.

Las hojas se curvan con pigmentaciones violáceas.

  • Potasio (K):

Las puntas y bordes de las hojas amarillentas y se secan.

  • Azufre (S), Hierro (Fe) y Magnesio (Mg):

Amarillea el césped.

Para evitar la falta de nutrientes es necesario:

  • Hacer un análisis del suelo previamente.
  • Aplicar un fertilizante equilibrado en N-P-K.
  • Añadir micronutrientes como Boro, Cobre, Hierro, Manganeso, Molibdeno y.

Artículos de su interés:

Fertilizantes

Abono especial para césped

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *