Cuidados del césped cuando llueve

Hay épocas del año más lluviosas que otras, por eso hay que tener en cuenta unos cuidados básicos para que ese exceso de lluvia no estropee el césped

Patrocinado por Agrocesped Cesped Natural:

Este exceso de agua puede ocasionar la aparición de manchones amarillos en el césped.

Cuando llueve los daños producidos al césped son por un exceso de agua y el corte que tenga realizado.

Exceso de Agua:

Cuando llueve se produce un exceso de riego, es decir, el suelo no es capaz de absorber  tanta agua.

Césped mojado por la lluvia
Césped mojado por la lluvia

Este exceso de agua provocado por la lluvia nos origina los siguientes problemas:

Hongos y enfermedades: Un exceso de agua hace que las raíces del césped se pudran, originando un hábitat ideal para la proliferación de enfermedades y hongos. Para ello no debemos regar el jardín para no aumentar ese exceso de agua. En caso de que esté instalado riego automático sin sensor de lluvia, es necesario desprogramarlo e ir regando nuevamente cuando la tierra lo necesite.

Raíces poco profundas: Al existir más agua en el suelo hay menos cantidad de aire, lo que impide que las raíces crezcan adecuadamente. Este efecto ocurrirá cuando las lluvias cesen y comience el césped a secarse. Es importante estar atento en este momento para comenzar con el riego manual o programado.

Aumento de plagas: Puede existir un aumento de malezas e insectos difíciles de controlar. Habrá que fumigar y fertilizar después de las lluvias.

Cortes espaciados:

Por norma general, el corte del césped se realiza semanalmente, pero a consecuencia de las lluvias este se distancia en el tiempo.

Si dejamos crecer muy alto el césped y luego lo cortamos mucho de golpe, dará como resultado un césped áspero, pálido y amarillo, siendo más propenso a que aparezcan malezas.

Cortacésped
Cortacésped

Si por el contrario lo cortamos muy bajo, el suelo queda expuesto al sol facilitando el brote de todas las semillas que hubiese, llegando a tener cualquier cosa menos el césped deseado.

Lo ideal es cortarlo a media altura, consiguiendo un colchón de hierba que genere sombra por abajo ganando terreno a la posible existencia de malezas, impidiéndolas crecer porque no les llega luz suficiente.

El corte es muy importante en cualquier época del año, ya que en verano elevamos la altura de corte para contrarrestar los efectos del calor y en invierno para proteger del frío a las raíces.

Otros artículos de su interés:

Sensores de lluvia en el césped natural
El riego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *