Archivo de la etiqueta: tierra

Sembrar césped tu sólo

Sembrar césped con semillas no requiere muchas complicaciones, bien sea para resembrar una zona del jardín o para cubrirlo completamente

Patrocinado por Agrocesped Cesped Natural:

La Primavera y principios del Otoño son las épocas propicias para plantar o sembrar césped con semillas, ambas estaciones no son de temperaturas extremas como el invierno y el verano y son más propicias para el “crecimiento”. Las semillas que plantemos en Otoño saldrán más rápidamente, unas dos semanas, ya que el terreno está muy caliente de todo el verano, mientras que las de Primavera tardarán de tres a cuatro semanas en crecer.

Depende de la climatología de la zona podrá variar la época de siembra.

Climas continentales, de mediados de marzo hasta finales de mayo y de finales de agosto hasta mediados de octubre.

Climas oceánicos, de primeros de marzo hasta mediados de junio y de finales de agosto hasta primeros de noviembre.

Clima mediterráneo, de finales de febrero hasta mediados de mayo y de primeros de septiembre hasta mediados de noviembre.

El césped es una mezcla de varios tipos de semillas de gramíneas y dependiendo del tipo y porcentaje de ellas entre sí, tendremos un tipo de césped distinto. Todos los tipos de césped serán buenos, lo que los diferenciará será por las condiciones particulares de cada uno, bien climáticas, el uso que se va a dar, cuidados, características del suelo y del agua y zonas sombrías.

Semillas de césped
Semillas de césped

No debemos cambiar el tipo de semillas que sembremos ya que si necesitamos más adelante resembrar alguna zona se notará si lo hacemos con unas semillas distintas

Con unos sencillos pasos que detallamos a continuación, la siembra del césped no supondrá ningún problema:

Drenaje. Es muy importante antes de empezar que el sistema de drenaje que tenemos en nuestro jardín funcione correctamente no formándose charcos en ninguna zona, ya que propiciaría problemas de hongos.

Riego. Lo más aconsejable es instalar un sistema de riego automático, si lo tenemos ya instalado es conveniente su revisión, asegurándonos que el riego llegue a todas la zonas, ni muy mojado ni muy seco.

Si es la primera vez que sembramos césped lo mejor es hacer una falsa siembra. Consiste en regar el jardín como si ya estuviese sembrado, con ello conseguiremos que las malas hierbas crezcan y poder aplicar un herbicida para eliminarlas. Si solamente es una resiembra en alguna parte del jardín aplicaremos un herbicida de hoja ancha en ese trozo para eliminar las malas hierbas.

Tierra de calidad. El césped necesita una capa de tierra de calidad de unos 10 centímetros, para ello añadiremos tierra vegetal para garantizar su crecimiento. Dicha tierra vegetal es una mezcla de compost, arena, y tierra normal de jardín.

Lo más aconsejable si es la primera vez que sembramos es rastrillar el terreno, luego nivelarlo y compactarlo con un rodillo.

Abono químico. Lo más aconsejable es aplicar un abono químico 15-15-15 de fondo, lo mejor es esperar a que el césped haya salido y realizar de dos a tres siegas para hacerlo. El más aconsejable es tipo órgano-mineral de liberación lenta.

Siembra y rastrillado. La siembra se puede realizar a mano o en tiendas especializadas nos pueden alquilar pequeñas maquinas fáciles de usar. Ha de distribuirse de forma homogénea. Hay que rastrillar el terreno suavemente para enterrarlas un poco.

Crecimiento césped
Crecimiento césped

Uso de rodillo. El uso del rodillo se puede realizar, aunque si bien es cierto que una vez sembrado no puede pisarse, a la hora de regarlo se compactará la semilla con el terreno.

Regar. El terreno debe mantenerse siempre húmeda, para ello se debe regar pocos minutos pero muchas veces al día. Lo más aconsejable son tres riegos diarios, a primera hora de la mañana, mediodía y media tarde. Muy importante que no se formen charcos. Según vaya el césped creciendo se irá reduciendo paulatinamente, hasta que dejemos un riego diario.

Ahora ya solo queda darle tiempo a que crezca y a disfrutarlo.

Otros artículos de su interés:

Colocación de tepes o césped en rollos.

Cuidados del césped en otoño.

 

El cuidado del césped natural según la estación: otoño

Patrocinado por Agrocesped Cesped Natural:

Primavera y verano son los tiempos en los cuales más cuidado hay que tener con nuestro césped. Esto no quiere decir que en los tiempos fríos haya que descuidarlos sino que realmente lo que ocurre es que las tareas de cuidado del césped natural disminuyen.

Pero cuáles son estas tareas que hay que realizar apenas empiezan los meses de frío.

Cuidados del césped natural
Cuidados del césped natural

Pautas de cuidado del césped natural en otoño

  • Ha de iniciarse con una adecuada retirada de las hojas del césped que se encuentren secas o que ya estén muertas. Esto se hace con el fin de aumentar el nivel de oxígeno en nuestra planta. La tarea de retirar las hojas secas o muertas debe hacerse con un rastrillo, de tal forma que se logre dar un buen respiro al césped.
  • Luego es el momento de aplicar un buen fertilizante, recomendándose el especial para césped.
  • En cuanto a la siega que ha de hacerse en este periodo debes saber que el cuidado del césped natural exige que la periodicidad disminuya. Cuando se haga la siega ha de aumentarse la altura y es que en este tiempo la planta crece menos.
  • El aireado: esta tarea consiste en hacer agujeros en el césped de tal forma que se pueda dar entrada al oxígeno y este pueda llegar mejor a las raíces y al terreno. La profundidad de los agujeros será de unos 7 cm o 10. Con ello además se reduce la compactación de la tierra y se promueve una mejor absorción del fertilizante.

Este trabajo se puede hacer con una horca de mano, con rulos jardineros o con plantillas con puntas, ideales para jardines pequeños.  Para jardines amplios la maquina recomendada es la aireadora profesional.

  • El escarificado: es otro cuidado del césped natural que ha de hacerse en este tiempo. La tarea consiste en hacer cortes de unos 3 a 4cm de profundidad (es decir superficiales), con los cuales se pueda ayudar en la eliminación de impurezas y césped que está seco. Para realizar esta labor se requiere de un rastrillo escarificador, que permita realmente eliminar el fieltro que se ha acumulado.

Hay que destacar que en la actualidad se pueden encontrar máquinas escarificadoras que hacen esta operación mucho más sencilla. Igualmente debemos aclarar que luego de realizada esta tarea la apariencia del césped no es la más atractivo, pero ello no ha de asustar ya que en pocos días el césped se regenera y se presentarán los brotes sanos y fuertes. Al terminar la labor ha de pasarse un rastrillo para recoger el pasto que se ha arrancado.

  • Resiembra: terminado el escarificado es conveniente hacer la resiembra. Para ello se añaden semillas, considerando la proporción de 12 gramos por m². claramente ha de usarse la misma variedad que tiene el jardín.
  • El recebado: es momento de aplicar el recebo, el cual sea una mezcla de tierra, con arena de río y mantillo. Con ello los rasgos nutricionales del terreno se mejoran. Es necesario que la capa sea superficial.
  • El abonado: es el momento de aplicar una combinación que contenga nitrógeno, fósforo y potasio en menores proporciones que en primavera. Ha de aplicarse la dosis según las recomendaciones del fabricante y ha de hacerse de forma uniforme.

¿Cómo abonar el césped natural con compost?

Patrocinado por Agrocesped Cesped Natural:

El abono para césped natural se puede elaborar de forma artesanal para alimentar de nutrientes a los rollos de tepes plantados en el jardín. Así, el compost se puede definir como abono natural fabricados por materiales orgánicos, los cuales se descomponen durante un período de tiempo. El compost no deja de ser un fertilizante donde reciclamos distintos materiales y el conjunto de todo ello provoca el abono natural.

La elaboración del compost o abono natural se puede realizar con mayor facilidad y de la forma más barata ya que supondrá usar productos reciclados y ello trae el consiguiente ahorro de dinero por la compra del saco de abono. Se trata de sustituir este fertilizante por los abonos químicos. De esta manera se puede ayudar al medio ambiente por la utilización de este tipo de abono. A raíz de esto hace unos años nació un nuevo concepto llamado la jardinería ecológica. Así, se formarían jardines sostenibles y eco responsables.

Los restos de césped natural y los posos de café son ejemplos de productos que se pueden reciclar. A continuación se explicará cuál es el procedimiento a seguir para la fabricar el abono de manera natural.

Compost
Compost

Tanto el café como los restos de césped natural tras la siega son nutrientes ideales para el enriquecimiento de la tierra. Si mezclamos los posos de café junto con la tierra vegetal y mantillo, reduciremos considerablemente el consumo de abono químico. La ventaja del café es que aporta nitrógeno al terreno, desarrollando mejor el crecimiento de las plantas y césped natural. Además, contribuye a que desaparezcan los gusanos en el césped.

Por otra parte, la conservación de los restos de siega puede resultar algo desagradable por su olor. Nada más que tengamos las hojas de césped tras la siega, hay que almacenar los desechos en un recipiente o depósito para su posterior descomposición. Procurad dejarlo en un lugar seco y protegido de las heladas. Conviene triturar la mezcla para que su descomposición sea más rápida. A estos restos se le puede añadir restos de verduras, frutas, cenizas, etc.